Velorios y santos vivos

2007-2010, Velorios y Santos Vivos, comunidades negras, afrocolombianas, raizales y Palenqueras:

Portada frente vsv

 El título se refiere a la investigación etnográfica y etnohistórica sobre ritos fúnebres y fiestas patronales que a largo de 2007 llevó a cabo el GEA-CES con miembros de las respectivas comunidades en San Andrés, Providencia y Santa Catalina, palenques de San Basislio y Uré, Villarrica y Puerto Tejada en la zona plana del norte del Cauca; Quibdó, Tutunendo y alto Baudó en el Chocó, así como Guapi y Tumaco en el Pacífico sur. Apuntaló una exposición temporal en el Museo Nacional de Colombia (agosto 21 a noviembre 3 de 2008) y a una exposición itinerante (2009-2012) nacidas de curadurías y museografías pariticipativas que involucraron a cantoras de alabaos y lumbalúes, así como a líderes y gestoras comunitarias en el montaje de siete retablos con sus respectivas mariposas, moños, velos, estrellas, soles, coronas, flores, cancioneros, himnarios, luminarias e imágenes santas que permiten la comunicación entre los vivos y sus antepasados. Por primera vez en la historia del Museo Nacional de Colombia, primó una estética popular de ancestro africano.

 La exposición fue pensada como medio de incluir a la gente de ascendencia africana en el guión del Museo Nacional, y por lo tanto en sus exhibiciones permanentes sobre la formación del país. Mostró conmovedoras maneras de adorar ánimas, santos, vírgenes y a Dios que han sido prohibidas por los protagonistas de la guerra como medio de debilitar a los pueblos ancestrales y facilitar su desplazamiento. De ahí que la exhibición también tuviera carácter expiatorio del dolor y además revelara la estética y la espiritualidad encarnadas en mascaras y estatuas de madera que artistas del valle del río Congo en África central tallaron en honor a sus ancestros y que hoy hacen parte de las colecciones del Museo Nacional.

 En adición a los retablos fúnebres, incluyó un altar para la Virgen del Carmen, conforme lo arman los devotos de lugares como Espriella y Tumaco, al sur del Pacífico colombiano, para agradecer que sus embarcaciones se mantengan a flote. No podía faltar San Pacho, adorado por los quibdoseños no sólo porque impidió que en 1966 los barrios de la gente negra se incendiaran como las casas de la carrera primera, sino porque lo vieron llorar por este siniestro. Por eso, a él y a otros santos y santas que hablan, sonríen o se sonrojan, los llaman santos vivos y santas vivas. Un último altar representa los pesebres que los habitantes del norte del departamento del Cauca erigen para las adoraciones al Niño Dios, durante sus festejos anuales de febrero y marzo., condensado en el catálogo del mismo nombre correspondiente a la exhibición temporal que tuvo lugar en el Museo Nacional de Colombia entre el 21 de agosto y el 3 de noviembre de 2008, y cuya versión itinerante tan solo se cerró a finales de 2012. La página web integrará aquellos registros fotográficos y de video acopiados a lo largo de la investigación, así como los que dan cuenta de la manera como fue montada la exposición, además del catálogo de la exposición.

Descargue aquí el catálogo completo de la exposición

Adobe_PDF_icon

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s