Africanías caribe y pacífico

6.  2004-2006, Africanías en riesgo en los litorales Caribe y Pacífico:

La investigación partió del siguiente supuesto: debido a la trata Atlántica, hoy la gente de los litorales Caribe y Pacífico comparte africanías que se manifiestan en reiteraciones de politeísmo, poligamia, polilingüismo y policultivo. Desde la colonia, grupos hegemónicos europeos y eurodescendientes desconocen que tales africanías han sido fundamentales para la permanencia de esos pueblos y para la sostenibilidad de los paisajes que han creado. En consecuencia, pugnan por contrarrestar las diversidades mediante el monoteísmo, la monogamia, el monolingüismo y el monocultivo. Pese a que la Constitución colombiana de 1886 constituía un punto climático en la búsqueda de la homogenización, durante el decenio de 1980 tomaron fuerza los movimientos sociales de indígenas y afrocolombianos, y junto con otros inconformes lucharon por otra alternativa. Así la reforma constitucional de 1991 le dio una legitimidad desconocida a la multiplicidad de deidades, familias, lenguajes y maneras de producir. Mientras que la consecuente legitimación del multiculturalismo, la sostenibilidad ambiental y la democracia participativa se convertía en paradigma para otros países de América Latina, al mismo tiempo, el monoformismo iniciaba una contrarreforma que no excluyó el ejercicio de la violencia.

 Estas fuerzas opuestas fueron objeto de observación etnográfica, y análisis historiográfico con dos propósitos para averiguar cómo comunidades del Caribe y del Pacífico persisten en la disidencia étnica, apoyándose, por una parte en la Ley 70 de 1993 que legitimó los derechos étnicos, territoriales y políticos de los afrodescendientes, y por otra parte en el artículo 310 de la Constitución de 1991 que sentó las bases para que el pueblo raizal de San Andrés, Providencia y Santa Catalina reparara los efectos del etnocidio que los eurodescendientes desencadenaron a finales del siglo XIX y profundizaron desde mediados del XX. El segundo propósito consiste en identificar los riesgos que enfrenta esa disidencia, incluyendo la propagación de monocultivos de uso lícito e ilícito; la construcción de nuevas vías, hidropistas y conexiones terrestres e hidráulicas entre el mar Caribe y el océano Pacífico y el crecimiento del turismo depredador y las maquinarias de guerra legítimas e ilegítimas. Las comunidades sujeto de estudio estuvieron localizadas en La Boquilla, Cartagena de Indias, La Mojana en las llanuras del Caribe, San Andrés, Providencia y Santa Catalina, y valles de los ríos Baudó, Quito y Patía. Un libro con 14 artículos recoge los resultados de estas reflexiones y está por publicarse, así como los artículos publicados en relación con el llamado etnoboom, Artículo palimpsentus 4, Revista colombiana de antropología 43, revista de ciencias sociales 32.

artículo 1 arocha

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s