Paro arrullado

“Yo no le cobro no”, le dijo el chófer de la Highlux a Rudecindo Castro cuando llegaron al atrio de la catedral de Quibdó con la imagen de San Pacho. “Nunca había estado tan cerca del santo”, añadió el conductor, y Castro dedujo que no se había equivocado al vaticinar que abrir el paro cívico con un arrullo en honor al venerado patrono de Quibdó convocaría a una multitud de manifestantes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s